Inicio >> Blog >> Percibir el mundo no es un asunto individual sino que es un circuito neuronal compartido.

Percibir el mundo no es un asunto individual sino que es un circuito neuronal compartido.

Solo hay un nosotros en transformación constante.

¿Cómo es posible esto en nuestro cerebro?

Rizzaloti, descubrió un sistema de actividad cerebral y neuro-espinal idéntico que entra en funcionamiento tanto si los sujetos realizaban una acción como si la observaban. Como si nos estuviera  sucediendo a nosotros, las neuronas que se disparan juntas se conectan entre sí. Llamaron a estas neuronas: neuronas espejo.

Rizzaloti y Keiser descubrieron que los seres humanos utilizaban las neuronas espejo para leer la emoción además de la acción. Las mismas secciones del cerebro que se activan cuando experimentamos toda la gama de emociones humanas se activan también cuando observamos la emoción en los demás. Nos basta con la expresión del  lenguaje corporal de una persona para que un torrente de neuronas se ponga en movimiento.

Percibir el mundo no es un asunto individual sino que es un circuito neuronal compartido.

Durante la mayoría de nuestras interacciones no hay un agente y un observador, ambos se modifican, traducimos todo nuestro cuerpo como si se tratara de nuestra propia experiencia.

Esto parece mostrar que el acto de ver establece un vínculo, una compleja mezcla de tus acciones y emociones y las mías.

El acto de percepción es un momento de unión absoluta.

Decirle a alguien te acompaño en el sentimiento, es verdad, ya que las neuronas asociadas al dolor se disparan de igual manera en los dos cerebros.

El cerebro humano es un imitador incansable, entre madre e hijo las ondas eléctricas de los dos cerebros resuenan, cuando dos personas hacen cosas juntos las señales de su cerebro se sincronizan y así forman un tándem.

Popp demostró que emitimos luz, fotones y que absorbemos la luz unos de otros y que se mantienen conversaciones a ese nivel, los seres vivos mantienen una comunicación con el entorno.

Todo el rato tomamos luz de algo, y otros toman de nosotros, nuestro impulso básico es de fundirnos, es de pertenecer.

Nuestro paisaje psicológico es una compleja mezcla de circunstancias internas y externas. Los estados interiores que experimentamos pueden considerarse enteramente resultado de esta interacción.

Hasta ahora se había pensado que la emoción tenía carácter  personal, pero ahora sabemos que es en realidad compleja interacción de influencias entre nosotros y todos aquellos con quienes estamos en contacto.

Las emociones son contextuales y en buena medida inconscientes.

Joseph Ledoux, neurocientífico de la universidad de Nueva York dice que la información emocional inconsciente va directa a la amígdala y la información cognitiva consciente va al neocórtex, vía indirecta y más lentamente y muy veloz a la parte inconsciente, eso tiene un efecto para la supervivencia.

Según Ledoux el miedo viaja a la parte consciente lentamente y muy veloz a la parte inconsciente, esto tiene un efecto para la supervivencia.

Esto explicaría algunos descubrimientos que hacemos en Neuro Constelaciones Sistémicas las  emociones impactantes que no han podido ser procesadas quedan enquistadas en el inconsciente profundo del alma familiar a la que pertenecemos, van directas a ese lugar oculto para que el sistema siga adelante la rabia del accidente, o una dosis de dolor, y en su lugar aparece una actividad maníaca y una negación de cualquier emoción, por ejemplo, llegan al neocortex consciente, las emociones que pueden ser soportadas y que en ese momento permiten la supervivencia del sistema.

Reproducimos patrones de comportamientos, sufrimos enfermedades, trastornos inducidos por conflictos no resueltos anteriores a nosotros, o bien vivimos o padecemos el destino de un miembro olvidado o excluido.

El objetivo de las Neuro Constelaciones Sistémicas es identificar los conflictos y los nudos del sistema familiar, laboral o social que están dificultando el flujo de la vida.

A partir de ahi y en la medida que el mismo sistema lo permita, se restaura el orden perdido, logrando un nuevo fluir o aceptando los hechos tal cual se muestran.

Estas implicaciones son impulsadas por la conciencia familiar sin saberlo nosotros.

 

Notas de: 

Rizzaloti. Mirror Neuron

Joseph Ledoux. El cerebro emocional

Amor Oliva Ramón