Inicio >> Blog >> A mí querido Papá y mi querida Mamá, dos seres humanos maravillosos.

A mí querido Papá y mi querida Mamá, dos seres humanos maravillosos.

Los padres: Tal como ellos son para nosotros, son un regalo de la Vida

A mi querido Papá Ramón y a mi querida Mamá Josefina.

En algún momento de mi vida me enojé con vosotros, pero hoy sé que lo hicisteis lo mejor que supisteis en cada momento de mi vida, y así os tengo en mi corazón. Así os quiero, tal como sois, con todo lo fácil y lo difícil, con vuestros errores y aciertos, sin ellos mi vida no sería la que es hoy.

¡Gracias Papi y Mami!

Por ello, me desprendo de mis expectativas hacia vosotros, las que van más allá de lo que se puede exigir a un ser humano.

He recibido todo lo que necesitaba y para mí está bien así.

También sé Papi que aunque te fuiste pronto más allá del tiempo, el amor no pasa. Ese amor es eterno.

Y desde ese amor que no pasa, me conecto contigo Papi, y contigo Mami.

¡Os doy las Gracias! Papi, Mami.

Gracias por la vida.

Gracias Mami por cuidarme cuando era niña, vestirme, hacerme comidas ricas.

Gracias Papi por cogerme en brazos cuando lloraba.

Gracias Papi por mecer mi cuna para dormirme.

Gracias Mami por contarme cuentos y hacerme las coletas que tanto me gustaban.

Gracias Mami por llevarme a la playa en verano y enseñarme a nadar.

Gracias Mami por mandarme a la escuela.

Gracias Mami por ayudarme a hacer los deberes.

Gracias por acompañarme cuando empecé a trabajar.

Gracias Mami por cuidar a mis hijos, y hacerles ricas comiditas.

Gracias Mami, por confeccionar mis vestidos cuando era pequeña.

Gracias Papi, por decirle a la familia lo feliz que eras cuando nací.

Gracias mami, por cuidarme cuando estaba enfermita.

Gracias Mami por escuchar mis dudas.

Gracias Mami por estar a mi lado cuando más lo he necesitado.

No habría texto ni letras para expresar todas las vivencias a tu lado Mami.

Gracias Mami por darme una sonrisa cada vez que me ves.

Gracias Papi y Mami porque siempre estuvisteis y estais conmigo, vuestra presencia me acompaña y me da fuerza.

Gracias Papi y Mami por haberme dado a un hermanito Jordi, que lo quiero mucho.

Eternamente gracias Papá.

Eternamente gracias Mamá.

Me alegra que seas mi Padre.

Me alegra que seas mi Madre.

Es para mí lo más hermoso.

Tomo todo lo que me disteis, lo ligero y lo pesado, todo lo que me habéis brindado, tal como ha sido.

Tomo todo con gratitud. Todo. Y así es que siento la fuerza de la vida impulsándome a su servicio; También doy gracias a mis abuelos maternos y paternos y a todos los que los precedieron, un linaje de hombres y mujeres que a pesar de las penurias fueron gente de éxito, ya que gracias a ellos os tuve a vosotros, mis padres.

Os amo, Vuestra hija.

 

Amor Oliva